Mis artículos y entrevistas

lunes, 10 de junio de 2013

Ermúpolis, una ciudad construída por refugiados procedentes de sitios diferentes, un ejemplo de convivencia

Ermúpolis, la ciudad en la que resido actualmente.

La ciudad de Ermúpolis vista desde una fábrica en ruinas.


Seguro que muchos de los que habéis estado en Grecia conoceréis islas como Mykonos y Santorini, también es bastante probable que no supiérais que a 20 minutos de Mykonos se encuentra la isla de Syros con una ciudad muy particular, Ermúpolis, "La Señora de las Cícladas". Ciudad que debería ser un ejemplo de como se construye una ciudad prácticamente de la nada. Fue  construída por refugiados de la isla de Xíos  que en 1821 tuvieron que dejar sus poblaciones debido al reajuste de fronteras y de territorios que supuso la independencia de Grecia del Imperio Otomano. Vinieron además refugiados de Asia Menor, más adelante vinieron de Creta, en 1858,  y de Egipto, en 1882. Todos ellos exiliados de habla griega y religión mayoritariamente ortodoxa procedentes de lugares en conflicto con el Imperio Otomano.
 La llegada de inmigrantes, la situación histórica propicia y la ubicación tan importante y estratégica del puerto de Ermúpolis hace que prosperen tan rápidamente que se llega a construir una pequeña ciudad en muy pocos años.
Dicen que el embajador de Austria llegó a esta ciudad en 1824 y que se entristeció enormemente al encontrarse a miles de refugiados esparcidos en la playa en una situación miserable, a su vuelta, en 1825, ve con admiración las casas que se habían construído en el puerto, unas 100. La ciudad se construye con calles de mármol y con encantadoras casas de estilo Neoclásico.

Vaporia...es la parte de la ciudad donde vivía la burguesía o la clase alta de Ermúpolis. Actualmente es el lugar donde nos bañamos. 

En 1826 esta población  fue bautizada como Ermúpolis, la ciudad del comercio.

Ermúpolis se convierte en el eje central de la Revolución Industrial griega, llegando a construir en sus astilleros hasta 100 barcos al mes en 1835. Llegaban barcos llenos de mercancías de todas partes de Grecia, Egipto, Turquía y de Europa . Muchas de las máquinas utilizadas venían de Inglaterra. Esta época de apogeo industrial continuó hasta principios del S. XX..

Fábricas en ruinas al lado del mar

Se podían encontrar fábricas de siderurgia, astilleros, fábricas de  harina, algodón y además  trabajaban el jabón y la industria textil. La diferencia entre clases era radical, como ocurrió en general en la Europa del S.XIX, por un lado estaban los obreros que trabajaban en difíciles condiciones y por otro la alta burguesía formada por médicos y comerciantes. Salían a pasear con sus espléndidos vestidos en sus carros de caballos como ocurría en Europa. En Ermúpolis hay una pequeña reproducción del teatro La Escala de Milán, que aquí han llamado el teatro Apolo. No solo tuvo importancia el apogeo industrial, con él vinieron de la mano las ideas y corrientes culturales de Europa, haciendo de Ermúpolis una gran ciudad cultural a diferencia de las otras ciudades del país. Pudieron permitirse también la influencia de varias y diversas corrientes culturales europeas, con el comercio y en los barcos, no llegan solo los productos, si no también las ideas. Numerosas embajadas de muchos lugares de Europa se encontraban en Syros.

Estos son los astilleros actuales. Aquí se arreglan barcos pequeños, un poc más allá están las grandes naves.
 Aquí os dejo más fotos de ese pasado histórico y obrero de Syros. Encontré estas viejas máquinas en un aparcamiento cerca del hospital. Son como árboles hechos por el hombre que siguen en pie oxidadas pero diciendo a gritos que Ermúpolis tiene corazón de obrero.


Después de un siglo y de tantos acontecimientos históricos que han cambiado la situación de Grecia y de Europa. Metidos en esta terrible crisis que está haciendo cada día más vulnerable a la clase media griega, es realmente triste tener que ver como se deterioran los servicios públicos, la educación, la salud. Las bases más importantes para el bienestar de la sociedad. Y con este texto me gustaría dar  un ejemplo de lo que la hospitalidad de la sociedad griega ha conseguido albergando a tantos refugiados y dándoles un espacio para construir esta hermosa ciudad. Personas de lugares diferentes que han encontrado un espacio para convivir con personas diferentes.  Hoy en día se considera que Syros tiene una sociedad de mentalidad más abierta que en otros lugares de Grecia y de una gran hospitalidad.


Y por último me gustaría dedicar mi texto a Mijalis Parálabos que se mostró tan cordial al dejarme que le hiciera una foto mientras pescaba. Espero que su situación no se haya visto empeorada por la crisis y que si pesca lo haga por afición y no por necesidad.

Mijalis Parálabos, pescando cerca de los astilleros donde hacía las fotografías.


1 comentario:

  1. María, tras el relato que haces de como se fundo este asentamiento, solo dan ganas de visitarlo y empaparse de toda su historia. Gracias! :)

    ResponderEliminar